Mitja Marató de Salou 2013


Como preparación para la Sant Silvestre de Pont, qué mejor que una media maratón o en el caso de los “débiles” unos  10km. Eli, Antonio Morilla y yo en la media, Roge en la de 10 km y Tito nos cuenta no sé qué de un bordillo, una piscina y daño en el pie, tendríamos que hacer una lista con las escusas preferidas por los socios del CAR. El plan era quedar el sábado para recoger el dorsal e ir a cenar pronto, unos porque vienen cansados y otros porque nos vamos a cansar. Total que no sé si por la buena compañía o los hachazos que nos pegamos, se nos va de las manos y salimos de cenar a las 23:00.
Fría mañana de domingo y con la puntualidad por bandera nos presentamos en la salida, seguro que si Tito tiene que correr llega más tarde. Calentamos juntos, Tito nos echa bronca y seguimos calentando. Ya es la hora de la salida, Roge se va un poco más para adelante y nosotros tres un poco más retrasados. Salida un poco caótica por la cantidad de corredores por una calle con coches aparcados que hacen que el paso sea estrecho. Al dirigirnos para a las afueras Eli se queda un poco atrás y Antonio y yo nos vamos juntos de paseo, marcaje exhaustivo el uno al otro y vamos a 4:50 buen ritmo (la intención es conseguir hacer 1h 45’). Antonio me comenta que si vamos un pelín rápido, yo me froto las manos, este hoy pincha... Seguimos con el mismo ritmo, ninguna palabra entre nosotros, ninguna mirada, solo hacemos notar nuestra presencia el uno al otro y sobretodo no hay que mostrar signos de debilidad. Nos cruzamos con los que van por delante nuestro y vemos que Roge no pierde el tiempo y demuestra que es otro especialista a jugar al despiste con el rollo del dolor de gemelo y demás milongas.  Luego es a la inversa y vemos que Eli no va muy detrás de nosotros.  Mitad de carrera y volvemos a pasar por la calle de la salida, Tito nos informa que Roge está a punto de llegar y el reloj pone 43’, yo me acuerdo de su gemelo y en parte de su familia, que fuerte esta el mamón. Antonio y yo seguimos a lo nuestro, pero yo poco a poco me pasa factura los sube y bajas del recorrido. En el 15 me vengo un poco a bajo y pienso que como tire un poco Antonio me quedo, como si me hubiera escuchado el tío me pega un hachazo y se va, sin decirme nada, ni un  mísero ahí te quedas. Eso me dolió en lo más profundo y fue lo que me hizo sacar la rabia e ir a por él. A partir de ese instante me eran igual los kilómetros que quedaban o que llevábamos, solo tenía en mi mente una camiseta verde claro. Los últimos kilómetros fueron un infierno y disfrute a la vez, era un constante adelantar gente que me había pasado en la primera mitad. Yo creía que Antonio tenía que pinchar, no podía ser el cambio tan radical desde Lleida y más con las pendientes que había. Nada de eso, le recorté bastante distancia, pero cada vez estábamos más cerca de la meta y él continuaba avanzando gente, menos mal que no llevo pulsímetro sino seguro que me asusto. Al final la última recta antes de meta fue para gozar mirando el reloj de meta, había aplastado mi marca personal en 2 minutos y todo gracias a un hachazo sin compasión.
Gran fin de semana en Salou por la gran compañía y porque todos nos vamos con buenas sensaciones, Ai! no perdón, todos no…  ; ) La venganza se sirve en LaSansiMesFreda.
Posición: 352 / 579
Tiempo: 1h 42' 20"





No hay comentarios:

Publicar un comentario