Cicloturista Montsec - Montsec 2014



Tenía muchas ganas de hacer una cicloturista, era un debut esperado. Bastantes nervios los días antes, no habían hecho más de 65km con la flaca y me plantaba en la línea de salida de la  Montsec – Montsec. Había escogido el recorrido mediano de 140km con 2050m de desnivel, la verdad que no sabía si era mucho o poco, pero eso ya entra en mis planes.

La Eli como siempre me acompaña, estoy nervioso, me pongo ya en la salida y venga en marcha. Salimos de Balaguer dirección a Gerb, ese tramo me lo conozco por diversas carreras. Empezamos el Port d’Ager y estoy a la expectativa,  me siento bien, y no se me hace especialmente duro. Ya arriba voy por faena, avituallamiento, meadita y al lio. En la bajada me llego a poner a mas de 71 km/h y acojona,  me uno a un grupito y van fuerte, muy fuerte, al final me acabo descolgando. Llevamos 45km y ya me noto las piernas un poco tocadas, voy solo y me mentalizo que va a ser un día muy duro. Veo a la Eli un poco antes de empezar el segundo puerto, me da ánimos, menos mal que todavía voy medio bien. Pasamos por un tramo de subiditas y ya pasa factura a las piernas, voy sin cuádriceps y se me hace durillo. Una vez pasado me coge un grupo y me uno, vamos bastante tiempo en grupo hasta que llega otra rampa que hace descolgarme otra vez, no puedo seguir el ritmo en subidas y me desespera. Empezamos el puerto y te ponen un cartelito de Coll de Comiols 17 Km, me sienta como una patada en los mismísimos huevos. Con más pena que gloria voy subiendo el puerto, desesperado, rabiando de dolor y como voy solo no le puedo echar la culpa a nadie, ni tan siquiera me puedo quejar. Después de una eternidad, no, lo siguiente, acabo coronando y me reencuentro con JL. Justribo que 3 km antes me había adelantado dándome ánimos. Nunca había tenido tantas sensaciones de querer abandonar pero ahora arriba se que toca bajar y es una inyección de moral. Bajo intentando recuperar algo de piernas, son casi 23 km sin tener que pedalear, ni así. Pasan los kilómetros y cada repecho es un infierno, mi mente solo piensa en llegar. Pasado Cubells me pilla otro grupo y supongo que de la penilla que iba dando uno de los integrantes se descuelga ofreciéndome la rueda para que me enganche, lo consigo y puedo avanzar bastante y sin mucho esfuerzo. Antes de la entrada a Balaguer me adelanta un pelotón del recorrido largo que ¡madre mía que velocidad llevan!. Llego a meta y allí me espera Eli, casi me derrumbo de la sensación de alivio, lo he vuelto a conseguir, pero con una lección aprendida.

Después de sufrir tanto me queda buen sabor de boca, hay cosas que se aprenden mejor con sudor y esfuerzo. De la carrera solo decir que me encanto, sobre todo los voluntarios, de diez.




No hay comentarios:

Publicar un comentario