Cursa Bombers de Lleida 2014



Todavía con la “Resaca” de la maratón de Barcelona toca la Cursa de Bombers de Lleida, la intención es coger buenas sensaciones y sin ningún objetivo, mas después de hacer una calçotada de las buenas el día anterior. Eli y yo acordamos ir juntos durante toda la carrera.

Ya sé que cuando se corre en Lleida te encuentras a mucha, mucha gente conocida y te pasas más tiempo saludando que calentando. Salida por cajones, aunque no sirviese para gran cosa, pero eso ya lo comentaré en las valoraciones.

Salimos con Eli sin Gps y a ver como van las sensaciones, hacemos unos 5 km bien de ritmo y controlando, yo me encuentro fenomenal. Voy haciendo un poco de liebre a Eli y la voy animando. Cuando llegamos al punto donde se unen la carrera de 10km y la de 5.5 km, nos damos cuenta que justo acaba de pasar el último participante de la carrera corta. Nos toca ir haciendo zigzag para poder adelantar participantes, me encuentro con mi padre y le doy ánimos, ¡olé él! Seguimos con las aglomeraciones, me siento muy cómodo y lo mejor, disfruto, la verdad que necesitaba una carrera así. Pillamos al cuñado que también tiene su reto personal y seguimos para adelante. En el último kilómetro  Eli va justilla de fuerzas y no podemos apretar a la llegada, de todas formas acabamos juntos y contentos.

Buenas sensaciones y contento, sobretodo porque mi padre se vuelve a poner un dorsal y poco a poco le va cogiendo el gustillo, el cuñado consiguiendo un reto que nos da una lección a todos de superación y la alegría de volver a reencontrarme con Karolina! No sé cuantos años hacia que no la veía.

Sobre la carrera, un poco sobrevalorada. Lo de los cajones es una tontería si luego te encuentras con los de la carrera corta y algunas cosas más que se tendrían que aclarar como lo de la feria del corredor. Detalle feo, por la tarde a última hora todavía había muchas botellas del avituallamiento por la calle, no lo había visto nunca.





No hay comentarios:

Publicar un comentario