Puertos de la Ribagorça



Después de lo sufrido en la Montsec – Montsec tocaba repetir, eso sí sabiendo de lo que me venía encima. Ya tenía decidido que haría el recorrido corto que era de 130 km ya que el largo eran 190km. La representación del club estaba dividida con hermanos Flores a la larga y Juanma y Yo a la corta. Objetivo claro de intentar disfrutar un poco y si podía bajar de las 6 horas mejor, de hecho ya había hecho cálculos con los “brothers” y no me tendría que esperar demasiado a priori.
Bien pronto preparados en la salida, tenía planes de hacerla con Juanma pero la falta de sincronización de horarios lo hizo imposible, por no decir que llegó tan justo a la salida que hasta la firmaba Tito. Dan la salida y la gente sale lanzada, yo voy mentalizado que me va adelantar mucha gente ya que hemos salido muy por delante. Me adelantan grupos por la izquierda, por la derecha y si me descuido hasta por encima, la peña al sprint como si les fuera la vida. Yo voy en plan conservador y voy a intentar salir vivo de esta. Poco a poco encuentro un grupito que voy cómodo y voy con ellos hasta llegar al primer puerto Laguarres. Me pongo a mi ritmo y sin inmutarme por la gente que me adelanta, yo en algún momento de gloria adelanto algún participante y me sube la moral. No sin sufrir consigo coronar el puerto y me saco un peso de encima, uno menos pienso. La bajada como un tiro, me encanta la sensación no sé si por la bajada en sí o por lo que iba sufriendo subiendo. Me toca adelantar hasta una ambulancia que tubo la genial idea de salir hacia abajo justo antes de que pasase y por una carretera estrechísima. Ya en Benabarre la sorpresa del día, la Eli me ha venido a animar con pancartote incluido, ¡qué jefa! Vamos dirección a Graus otra vez y yo voy en un grupo numeroso, no hago el tonto y sigo con la idea de reservar que lo duro está por llegar. Miro el cuentaquilómetros y no me creo la velocidad que llevamos, pero voy bien a este ritmo. Al llegar a Graus tengo el dilema de parar o no en el avituallamiento, lo había hablado con Albert y me había avisado que mucha gente no para. Yo voy bien y como la mayoría sigue me la juego y no paro. Hay un momento que creo que me he equivocado porque me descuelgo del grupo, pero gracias a un compañero del club ciclista de Graus nos volvemos a unir al grupo y me dice , estos nos llevan a Campo sin darnos cuenta, poco a poco ese grupo pasa a ser un autentico pelotón. Vamos volando y yo sin tener que ir a muerte, voy muy sorprendido por experimentar lo que es ir en grupo.  Hay momentos que se estira el grupo e incluso a romperse pero acaba volviendo a unirse. Llegamos a Campo y me veo con fuerzas, empezamos la ascensión de Serrate, el grupo se rompe y yo vuelvo a mentalizarme, llega el momento de la verdad. La subida no es muy empinada pero eterna, de esas que casi no te deja tiempo de recuperar piernas. Pasamos por delante de un señor que va contando los participantes (tenía mis dudas si nos estaba tomando el pelo, luego me confirmaron que si, los cuenta) posición 1182 me canta. Hace rato que voy detrás de un grupo de un club de Zaragoza y poco a poco les voy recortando distancia, es mi motivación. Cuando veo un cartel de 3 km para avituallamiento me quedo un poco descolocado porque voy bien. Ya en el avituallamiento relleno bidones que van tiesos y me hincho a comer. Veo a unos extranjeros preguntar por lo que queda a un miembro de la organización y me pongo a escuchar, no se aclaran mucho y le pregunto que si para la corta hay que subir más, me dice que no, los de la corta ya para abajo. Subidón, miro el reloj marca 3 horas, joooderrrr!!!!! Casi corriendo pillo la bici y directo para abajo, cojo a un grupo y me quedo con ellos, otra vez más el grupo se va haciendo cada vez mas grande. Llegamos al desvío de las rutas y la mayoría se va hacia al largo. Unos 10 vamos para Graus directos, parece que nos vaya la vida y no paran de tirar, en los repechos hay que apretar los dientes para no descolgarse. Van cayendo kilómetros y las piernas cada vez lo notan mas, miro el reloj y se me va la cabeza de ver el tiempo. Ya casi llegando a Graus voy jodido y el que nos hagan dar un rodeo antes de entrar en el pueblo me mata. A falta de un par de kilómetros y en el último repecho me descuelgo del grupo y me es imposible engancharme de nuevo, el grupo se va volando sin mí. Me es igual ya está todo hecho y toca disfrutar de los últimos metros. Sensación de satisfacción y de orgullo al entrar en meta. Gallina de piel.
Muy satisfecho de la carrera y de la organización, solo comentar que al llegar tan pronto se me fue un poco de las manos la hidratación con cebada en el ultimo avituallamiento, Jejeje. Gran carrera de los miembros del club.



No hay comentarios:

Publicar un comentario