Cto. Aragon MonegrosMan LD




En San Juan de Flumen tenía una gran cita, hacía tiempo que no me ponía nervioso, pero el sábado viendo a la Eli en el triatlón sprint ya empezaba a tener el run-run en el estomago. El domingo era el día, 1800m de natación, 72 km de bici y para acabar 14 km corriendo, antes de empezar lo que más preocupaba era salir “vivo” de la natación y saber en qué momento me dolería la rodilla. Pequeños detalles que no me impedirían llegar a meta.

Después de dormir, más bien poco, el equipo del C.A.R. nos presentamos en la línea de salida del campeonato de Aragón de LD, ahí es nada. Uno por uno nos hacen ir hacia la salida, eso sí, sin neopreno ya que está prohibido por la temperatura del agua. Yo me uno a Fer y Juanma para pasar los nervios justo antes del silbido. Con más tranquilidad que otra cosa nos metemos en el agua. Durante los primeros metros es un autentico caos brazos y pies por todas partes, a partir de la primera boya se nada un poco más tranquilo. La primera vuelta me siento cómodo y veo que voy rodeado de gente. La segunda la lio al meterme en el agua, me tiro de cabeza y me entra agua en las gafas, menos mal que no es salada y decido hacer la segunda vuelta con la compañía en los ojos. Salgo del agua con buenas sensaciones y muy satisfecho, pensaba que saldría en peores condiciones. Toca las 3 vueltas de bici, con un puertecito. Ya en los primeros kilómetros me empiezan a pegar una pulidas impresionantes, yo también quiero una cabra, ¡joder! Las dos primeras vueltas bien, buenas sensaciones y contento, ritmo conservador pero sin apalancarme. Ya en la tercera vuelta llega el “momento” y empiezo a notar molestias en la rodilla, de momento no me preocupa. Acabo el sector casi mas rato de pie que sentado, es la única forma de no notar la rodilla. Ahora ya solo me quedan 14 km para lograr la hazaña. 2 vueltas y un calor infernal, los primeros kilómetros los disfruto pero al salir del pueblo y ver el largo camino me desmoraliza un poco y para colmo una subida que mata. Acabando la primera vuelta y pasando cerca de la meta me destroza la mente, la Eli animándome, pero no reacciono, solo quiero acabar. Otra vez por el camino, es mi pequeña travesía por el desierto, pero me centro y decido tomármelo con calma y es muy buena decisión. A falta de 3 kilómetros me pilla Juanma que va en modo preparación para el IM y me aprieta hasta llegar a meta.

Magnifica sensación al cruzar la meta y abrazarme con los compañeros, una pequeña recompensa al trabajo y constancia. Ahora a seguir con el camino.







No hay comentarios:

Publicar un comentario