I Tri la Mina de Mequinenza



Entre una de las tanta despedida y bodas que he tenido este veranito tengo un fin de semana libre que coincide con el tri La Mina. Un tri sprint en Mequinenza organizado por la gente del Club Triatlón Fraga. Un triatlón tan cerquita de casa y aunque con tanto ajetreo de celebraciones me decido apuntarme. El sector de natación se hace en el pantano famoso por la pesca del Sirulo y a la Eli no le hace mucha gracia esto de los bichos y decide solo acompañarme.
135 participantes nos damos cita en la salida del primer triatlón de La Mina. Yo me sitúo bastante atrás y sin presión, solo quiero disfrutar.  Ya desde la salida noto que va haber palos y así es, con la poca gente que somos tengo contacto continuo con otros competidores, bastante estrés. Ya solo salir del agua ya veo que estoy bastante atrás, pero no preocupa. Toca el sector de bici, bastante llano si no fuera por el puerto que han cascado. Ya en el puerto el calor me mata y encima el agua del bidón está ardiendo, me marco un ritmillo y para arriba. En mitad de la subida ya había sudado lo bebido en dos bodas y una despedida, y la cosa no para. Me acuerdo de los compis del club que les hubiera gustado este recorrido para pegar hachazos, yo en cambio, solo me conformo en aguantarme encima la bici. Al ser una recorrido de ida y vuelta,  cuando veo que bajan los que me han adelantado me entra una sensación de alivio. La bajada es otra cosa, pongo la directa y fundiendo, me recuerda a la bajada de Andorra con Morilla. Después hay que llanear unos 10 km antes de llegar al box. Voy más o menos al ritmo de un grupillo de tres chicas. Decido adelantarlas y no veas lo que cuesta, aguanto hasta la entrada del pueblo, me vuelven a adelantar dos de las tres. Justo en la línea de pie al suelo llega el caos, las dos chicas que van delante mío frenan en seco y en paralelo montadas en la bici para bajar y sin dejar casi espacio para pasar, yo al ir por detrás con inercia y ya bajado por los pelos casi no evito la ostia. Dejo la bici y a correr, 5km por el paseo, un recorrido de dos vueltas. Hace mucha, mucha calor y solo pienso en agua. Me paso la primera vuelta solo con el objetivo de llegar al avituallamiento y putada, se han quedado sin agua, veo que por detrás llevan alguna garrafa grande con vasos, decido no parar para no perder mucho tiempo. Continúo y la segunda vuelta se me hace agónica. Entro en meta chorreando de sudor y deshidratado. Otra más para la colección.



No hay comentarios:

Publicar un comentario